Maritim Hotel Dresden - Superior Room DRE_418_Pool DRE_457 Maritim Hotel Dresden - Terrace DRE_444_ICD_Saal_3_4
-
por habitación
opcional

Guía del visitante

Dresde ofrece muchísimas cosas que ver: No hay historia de la arquitectura que no mencione el "Zwinger" de Dresde. La "Frauenkirche" ("Iglesia de Nuestra Señora"), la "Semperoper" el Palacio Real "Residenzschloss" dan a la imagen de la ciudad su toque característico, junto con otros edificios y conjuntos de relevancia histórica. Los querubines de la Madonna Sixtina de Rafael anuncian al mundo entero las colecciones de arte de Dresde. Espléndidos paseos a orillas del río, interesantes museos y establecimientos, monumentos técnicos, simpáticos detalles: hay muchísimas cosas que puede descubrir en Dresde.

Museos

Cuarenta museos y muchas galerías privadas dedicadas principalmente al arte contemporáneo le han dado a Dresde fama de ser una ciudad de arte y cultura. La Gemäldegalerie Alte Meister (Galería de Arte de los Antiguos Maestros) con la famosa "Madonna Sixtina" de Rafael y la Grünes Gewölbe (Bóveda Verde) de las cámaras del tesoro real son aclamadas internacionalmente.

más

Más de 100 piezas de exposición, entre ellos el juego de café de oro y la "Corte del Gran Mogol" de Johann Melchior Dinglinger" se pueden ver en las modernas salas de la "Neues Grünes Gewölbe" (Nueva Bóveda Verde), mientras que la "Historisches Grünes Gewölbe" (Bóveda Verde Histórica) presenta sus riquezas en las salas magníficamente restauradas de la cámara histórica del tesoro. En la colección de porcelana del Zwinger figuran numerosas piezas de porcelana china y japonesa y de porcelana antigua de Meissen que se cuentan entre las más importantes del mundo.

Alrededor de Dresde

La ciudad del Elba es ideal para hacer excursiones de todo tipo: al oeste de Dresde está Radebeul. Las laderas cubiertas de vides alrededor del Castillo de Wackerbarth y el histórico viñedo de Hoflössnitz le dan un aire casi mediterráneo. En contraste con ello, el Museo Karl May transporta a los visitantes al Salvaje Oeste.

más

Desde Radebeul, un tren de vía estrecha a vapor le llevará por un pintoresco campo salpicado de lagunas hasta el castillo barroco de Moritzburg en solo 30 minutos. Meissen es el centro histórico de Sajonia. Albrechtsburg es el primer ejemplo de castillo residencial de Alemania y la Catedral de Meissen un impresionante modelo de estilo gótico puro. Debajo de la colina del castillo se extiende un mar de casas con el tejado a dos aguas en la antigua ciudad. La famosa fábrica de porcelana de Meissen presenta piezas maestras del pasado y del presente hechas con el "oro blanco". Asegúrese de no perderse una visita en uno de los barcos de vapor con rueda de paletas de la Saxon Steamboat Company a la Suiza sajona. Desde los acantilados del Bastei podrá disfrutar de la espléndida vista del Valle del Elba y la meseta circundante. Debajo del mirador de Rathen, el teatro al aire libre en los acantilados anima a la gente a hacer una visita durante el verano. Su programa se compone de óperas y obras de teatro que incluyen las obras del Salvaje Oeste de Karl May. Aguas arriba, se encuentran las torres de la mayor fortaleza de Alemania que dominan la pequeña ciudad de Königstein. Desde Bad Schandau, puede tomar el tranvía ecológico que recorre el romántico valle del Kirnitzschtal-

Compras

Prager Strasse, Altmarkt y Wilsdruffer Strasse son los principales centros de compras de la ciudad antigua de Dresde. En estas amplias calles encontrará grandes almacenes y pequeñas tiendas con una oferta muy variada. También merece la pena dar una vuelta por las calles laterales. En la Neustadt que se asienta en la orilla derecha del Elba, la arbolada Hauptstrasse no solo le invita a ir de compras, sino también a pasar un rato en alguno de los numerosos restaurantes y cafés. Y la elegante Königstrasse de Dresde le ofrece restaurantes de primera clase y tiendas elegantes en un ambiente barroco. La zona que bordea la Ciudad Nueva irradia un ambiente proprio marcado por los contrastes, incluso en las compras. Elegantes boutiques y pequeñas tiendas con diseños extravagantes, arte, artesanía y objetos kitsch, productos de marca y artículos de segunda mano esperan ser descubiertos en estas callejuelas. 

Música y teatro

La fama de Dresde está ligada inseparablemente a su gran tradición musical: el coro de niños Dresdner Kreuzchor tiene más de 500 años de antigüedad. Los sábados, el coro canta las vísperas en la Kreuzkirche (Iglesia de la Santa Cruz, verano a las 6.00 p. m., invierno a las 5.00 p. m.).

La Orquesta Estatal de Dresde, una de las principales orquestas del mundo, toca en el magnífico Teatro de la Ópera Semper. Su nombre está directamente vinculado a más de 300 años de historia de la ópera en Sajonia. Compositores famosos como Weber, Wagner y Strauss llevaron el teatro musical de Dresde a su máximo esplendor. Los días festivos, el coro de niños Dresdner Kapellknaben y el coro de la catedral cantan música sagrada católica casi operística en la Hofkirche (Iglesia de la Corte). En el oficio de vísperas de los sábados por la tarde se puede escuchar el famoso órgano Silbermann (de mayo a octubre).

La Orquesta Filarmónica de Dresde, que da conciertos en el Kulturpalast casi todos los fines de semana, también tiene fama mundial. Tampoco hay que olvidar el entretenimiento ligero: la Opereta Estatal de Dresde ofrece operetas y musicales casi todos los días excepto los lunes.