Alanya
-
por habitación
opcional

Además de las numerosas actividades que se desarrollan en el hotel y sus alrededores, y en el centro de deportes acuáticos con estación de buceo, encontrará muchísimas atracciones y pequeños pueblos a lo largo de la Riviera turca.

Lugares de interés

Side

Este famoso destino vacacional histórico se encuentra a tan solo 5 km de nuestro hotel y no hay duda de que su pintoresco casco antiguo y su pequeño puerto pesquero le dejarán impresionados. Las legendarias ruinas del Templo de Apolo y los restos de la muralla de la antigua ciudad son famosos en el mundo entero y, además, tienen la capacidad de transportarnos a los tiempos de la Antigua Grecia. Luego, puede pasear por sus estrechos callejones y regatear en las tiendas de recuerdos típicos de Turquía, o bien relajarse en la idílica playa de blancas arenas.

más

Antalya

Capital de la Riviera turca, la ciudad costera se asienta sobre acantilados de mármol travertino a 30 metros de altura por encima del Mediterráneo. La vista es fabulosa, el puerto circular, fascinante, y los cenadores con sus tejados a cuatro aguas son sencillamente encantadores.

Aspendos

Aspendos fue construido en los tiempos de máximo esplendor del Imperio Romano y, en aquella época, era un importante centro de comercio. El famosísimo teatro de Aspendos, que está perfectamente conservado, se sigue utilizando hoy en día para representaciones de óperas y ballets y fue el escenario en 2005 de un episodio grabado al aire libre de un programa de la televisión alemana titulado "Wetten, dass...".

Serik

En esta bullicioso pueblo, se celebra un mercado todos los viernes. Allí podrá sumergirse de lleno en el auténtico modo de vida de los turcos, muy lejos de las olas de turistas.

Cascadas de la región

En los alrededores de nuestro hotel, encontrará numerosas cascadas en un entorno natural glorioso. Una de las más románticas es la cascada de Manavgat. Hay una pequeña terraza desde la que se puede disfrutar de una vista magnífica de este espectáculo de la naturaleza.

Las cascadas de Kursunlu se encuentran un poco más adentro, pero vale la pena darse el paseo hasta allí. Durante el camino entre verdes bosques de pinos y durante el corto trayecto hasta su destino, disfrutará de la naturaleza en todo su esplendor.